24 Mar

Tuberculosis | Bleisy y el peso de las determinantes sociales de la salud

Luego de varios años en los que se pensó desterrada la tuberculosis, volvió a los barrios, comunidades y hogares. Y en realidad, nunca se fue del todo, porque es una enfermedad asociada la pobreza, y mientras haya pobreza y desigualdades, permanecerá.

En la actualidad, la OMS estima que cada año se enferman de tuberculosis unos 10 millones de personas en el mundo, de las cuales, 1,5 millones fallecen por esta causa. Solamente la cifra de niños y niñas que enfermaron con tuberculosis alcanzó en 2018 los 1,1 millones.

Factores determinantes

El hacinamiento en zonas populares, sobre todo en los sectores periurbanos, producto de la migración del campo a la ciudad, familias enteras que comparten viviendas poco salubres y reducida, con poca ventilación, es una de las causas más comunes.

Se calcula que el tercio de la población mundial es portadora de la bacteria causante de la enfermedad, sin embargo, el 80% no desarrollará la enfermedad debido a las condiciones de vida dignas que les permiten mantener buenas condiciones de salud .

Otro factor asociado a las condiciones económicas es los tratamientos para la enfermedad. Debido a la resistencia bacteriana a los antibióticos, la tuberculosis es cada vez menos tratable. Los tratamientos se vuelven costosos porque son largos y necesitan de la combinación de varios antibióticos. En familias pobres, el tratamiento se vuelve casi inaccesible y consumen una buena parte del presupuesto familiar, sumiéndolos más en la pobreza.


Bleisy y otras historias sobre resistencia bacteriana, puede encontrarlas en Fotoresistencia Vol. 1 y Fotoresistencia Vol. 2


Analizar, reflexionar y denunciar las relaciones existentes entre la salud (o la enfermedad) y las condiciones sociales, políticas, económicas y culturales donde una persona, familia o comunidad está inmersa, es un imperativo en salud pública. 

Por ello es importante trabajar para superar las iniquidades sociales que favorecen el resurgimiento de enfermedades, en este caso, de la tuberculosis.

Los Estados a través de los gobiernos, en todos los niveles, deben propender a superar las iniquidades con políticas públicas de acceso a la vivienda, dotación de servicios de saneamiento adecuados, acceso a los servicios de salud de calidad, sobre todo en los sectores más vulnerables.

Los sistemas de salud deben fortalecerse para brindar atención de calidad, con una correcta información acerca del uso de antibióticos y el cuidado de la salud, como forma de prevención para reducir la diseminación de la resistencia bacteriana a los antibióticos.