08 Mar

Las brechas de género y la resistencia a los antibióticos

Los antibióticos son uno de los soportes de la medicina moderna, sin los cuales no sería posible el tratamiento de las infecciones como la neumonía, del tracto urinario o la tuberculosis, como tampoco sería posible los trasplantes de órganos, tratamientos para el cáncer o cirugías; sin embargo, el uso de estos medicamentos puede verse limitado y los tratamientos fracasarían debido a la resistencia bacteriana a los antibióticos, producto del uso inadecuado.

También estos medicamentos son importantes para la salud animal, por lo que, si la prevalencia de la resistencia se mantiene o avanza, podría poner en riesgo la producción de alimentos y la aparición de enfermedades zoonóticas. Las personas que trabajan en la salud, la agricultura o la producción de alimentos también se volverán más vulnerables, ya que están cada vez más expuestas a bacterias resistentes en los animales y humanos con los que interactúan.

Pero, ¿cómo acceden los diferentes grupos poblacionales a los tratamientos con antibióticos? ¿Cuál es el uso que le dan los diferentes grupos, basados en sus condiciones físicas y sociales, a los antibióticos? ¿Cómo es la respuesta de la población a la enfermedad, al uso de medicamentos y al acceso a los servicios sanitarios? ¿Cómo afecta los contextos socio culturales al uso adecuado de los antibióticos y la resistenccia bacteriana, particularmente en los países de ingresos medianos y bajos?

Un enfoque de integración de la perspectiva de género puede ayudar a responder estas preguntas cruciales sobre cómo los hombres, las mujeres y las personas de diversos géneros podrían tener riesgo diferente para enfermar y/o ser afectados por la resistencia a los antibióticos. También puede ayudar el diseño e implementación de programas para abordar la resistencia a los antibióticos e identificar los vínculos multisectoriales que deben formar parte de la intervención. La incorporación de la perspectiva de género puede brindar oportunidades para compartir los costos del programa, facilitar perspectivas más holísticas y resultados sostenidos a largo plazo.

Y es con ese objetivo que ReAct da el primer paso para integrar a su trabajo el entendimiento de las intersecciones entre sexo, género y resistencia bacteriana a los antibióticos en un informe que recoge estas interrogantes y que parten de reflexiones académicas sobre los conceptos y que luego expone en la práctica las enfermedades, el acceso y uso de los antibióticos y las brechas que se generan en los diferentes contexto socio culturales.

A lo largo de este estudio, se puede notar las diferencias en la prevalencia de las  enfermedades según las condiciones físicas y biológicas de las personas. Por ejemplo, las mujeres quedan embarazadas mientras que los hombres no, y los cambios fisiológicos en el sistema inmunológico durante el embarazo se han relacionado con resultados graves de algunas enfermedades infecciosas como la tos ferina y la influenza. Otro ejemplo, las infecciones de tracto urinario (ITU) son más recurrentes en las mujeres que en los hombres en una proporción de 8 a 1. Sin embargo, tanto la aparición de la enfermedad como el acceso a los tratamientos, presentan brechas que están en relación con los contextos sociales y culturales. Así por ejemplo, la mutilación genital de niñas les produce a lo largo de su vida mayor incidencia de las ITU. En el caso de Tanzania, por ejemplo, las mujeres con ITU tienen menos probabilidades de recibir tratamiento, principalmente debido al estigma, porque en el caso de las mujeres, las infecciones urinarias se consideran una infección de transmisión sexual, en tanto que no se percibe así para el caso de los hombres y los niños. Como tal, las mujeres con sospecha de infección urinaria se automedican en casa con antibióticos o engañan a los proveedores de salud sobre sus síntomas, lo que provoca prescripciones incorrectas que podrían incrementar la resistencia a los antibióticos.

También está el caso de la automedicación. Un estudio reseña que los hombres portugueses tenían el doble de probabilidades de acceder a antibióticos por su cuenta en relación a las mujeres. Sin embargo, en los países de ingresos bajos y medios, la cifra se invierte. Las diferencias entre profesionales mujeres y hombres también es evidente: las doctoras hacen hincapié en la medicina preventiva, prescriben menos antibióticos y sostienen consultas más prolongadas, mientras que los doctores se enfocan en aspectos técnicos como exámenes físicos, historiales médicos y recetas, y por lo tanto brindan diferentes formas de tratamiento a hombres o mujeres, a pesar de tener las mismas enfermedades.

Otro caso de las diferencias de uso de antibióticos y sus consecuencias diferenciadas de la resistencia bacteriana tiene que ver con la crianza de animales. Las familias de sectores pobres, en los que los servicios de salud animales son limitados, y al no contar con recursos suficientes, se encargan por si mismas del tratamiento con antibióticos de animales enfermos, sin el cuidado y manejo adecuado que implica el uso de estos fármacos. Estas prácticas pueden promover la resistencia a los antibióticos, sumado a eso que la única opción disponible para estas personas es el tratamiento casero. 

Por otro lado, las relaciones de poder concentran la propiedad y bienes en manos de los hombres y eso incluye los animales mayores (ganado vacuno, caballos), en tanto que las tareas de cuidado y producción de los animales menores (aves de corral, ovejas, cuyes) están al cuidado de las mujeres. Como consecuencia, en los pocos casos en que los expertos de campo ofrecen a los agricultores capacitación en salud animal y quizás en el uso prudente de antibióticos, es más probable que se invite a los hombres porque son los dueños de los rebaños y son los que toman decisiones sobre la salud del rebaño. Las contribuciones de las mujeres son ignoradas en gran medida, lo que resulta en brechas de género tanto en el conocimiento como en la conciencia sobre la resistencia a los antibióticos.

Para entendre mejor la problemática acerca de las intersecciones entre sexo, género, uso de antibióticos y resistencia bacteriana, ReAct presenta a continuación este informe, con el objetivo de iniciar un .

Genero-y-Sexo-en-la-RBA

Descargar el informe