ReAct Latinoamérica

Por un mundo libre de infecciones intratables

Previous
Next

JORNADAS POR EL DÍA MUNDIAL DE LA TUBERCULOSIS

Del 19 al 24 de marzo se realizaron las jornadas por el Día Mundial de la Tuberculosis, bajo la coordinación de ReAct Latinoamérica, el Consejo Cantonal de Salud de Cuenca, el Colegio de Médicos del Azuay, Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Cuenca y La Plataforma de Educación y Asistencia en Salud Respiratoria, Respira Ec. El objetivo se centró en sensibilizar a la comunidad sobre la urgencia de una visión integradora de la salud, la prevención, diagnóstico temprano y tratamiento oportuno de la tuberculosis en tiempos de COVID-19. 

La jornada inició el 19 de marzo con una cicleada que remarcó la problemática integral de la tuberculosis.

Bajo la consigna “la calidad del aire importa”, más de doscientas personas de todas las edades recorrieron aproximadamente 14 kilómetros de las ciclovías del norte de Cuenca. Niñas, niños y jóvenes junto a sus padres conmovieron a la ciudadanía al elevar la conciencia sobre el derecho a respirar aire puro y la importancia de la calidad del aire en la prevención de las enfermedades respiratorias, incluida la tuberculosis y la COVID-19.

Además, se entregó material relacionado con la prevención y tratamiento de la tuberculosis y se hizo una campaña de sensibilización a través de las redes sociales.

Las jornadas continuaron con el Panel-foro de actualización para profesionales de la salud: “Tuberculosis en tiempos de COVID-19, promoviendo la salud respiratoria”

El jueves 24 de marzo, Día Mundial de la Tuberculosis, en la sede del Colegio de Médicos del Azuay se llevó a cabo el panel-foro de actualización dirigido a profesionales, promotores/as y trabajadores/as de la salud, en modalidad virtual y presencial, al que alrededor de 300 personas se dieron cita.  

Investigadores y docentes de España, Argentina y Ecuador destacaron la necesidad  de una respuesta coordinada y global con miras a disminuir la pobreza, la exclusión social y la inequidad, para enfrentar la tuberculosis, con un enfoque integral que relieve la importancia del aire limpio, acceso a diagnósticos y tratamientos oportunos, políticas públicas de prevención y programas de apoyo vinculados hacia el monitoreo  y tratamiento de pacientes con tuberculosis.

La primera parte del foro actualizó la temática de tuberculosis, su interacción con COVID-19 y los retos futuros de ambas enfermedades; en la segunda parte se conformó un panel de discusión que abordó los desafíos de diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis en el contexto de la pandemia.

Ana Cecilia Carvallo, especialista en medicina familiar (Ecuador), se refirió a las acciones que se han realizado en el nivel primario de atención en salud frente a la tuberculosis y la COVID-19. Señaló que si bien, durante el pico de la pandemia se implementaron estrategias de medidas generales como los diagnósticos preventivos, la capacitación del personal médico y la ventilación de los espacios hospitalarios para reducir la exposición y el riesgo de contagio de tuberculosis y COVID-19, existió un retroceso en este y otros programas de prevención y control de enfermedades durante la pandemia.

José Cardoso Landivar, médico neumólogo (Ecuador), promotor de Respira EC, presentó las generalidades sobre tuberculosis y COVID-19 en el Ecuador.  Señaló que la tuberculosis es uno de los agentes infecciosos que más muertes causan en el mundo, de la que deviene, como una emergencia sanitaria, la “tuberculosis multidrogorresistente”, dado que en muchas zonas del mundo y en particular en Ecuador no se cuenta con la tecnología diagnóstica adecuada para detectar estos casos de manera oportuna, además, destacó que durante la pandemia se redujo el presupuesto destinado al diagnóstico, monitoreo y tratamiento de la tuberculosis debido a que la mayoría de los recursos estuvieron destinados a la mitigación de la crisis sanitaria por  COVID-19.

Por su parte, Xavier Casas, Md. PhD. Neumólogo, co-director de Serveis Clínics, España, destacó el diagnóstico precoz en colectivos vulnerables como estrategia de prevención para un tratamiento oportuno, así como la implementación de nuevas tecnologías para la detención en pacientes con tuberculosis multidrogorresistente a varios antibióticos. Señaló la relación que existe entre la tuberculosis y la pobreza y otros factores psicosociales de riesgo relacionados, como la drogadicción, el alcoholismo, la diabetes y el SIDA; así como las similitudes en la sintomatología entre tuberculosis y COVID-19.

Durante el panel de discusión Alexis Manzo. Md. Infectólogo y docente Escuela Superior de Medicina, Universidad Nacional de Mar del Plata (Argentina) y Malú de Souza Galvao Md. PhD. Especialista en neumología (España), señalaron la interacción entre la tuberculosis y la COVID-19; la afectación a los programas de control y las perspectivas de la tuberculosis en los siguientes años. Malú de Souza recalcó los impactos que tuvo la pandemia y las olas sucesivas de COVID-19 en la paralización de los programas de detención y monitoreo de tuberculosis en España; Alexis Manzo señaló un panorama similar en Argentina, dado que los esfuerzos médicos y el presupuesto estuvieron dirigidos hacia el tratamiento de pacientes con COVID-19. Comentó además sobre el uso inadecuado (sobre-indicación) de antibióticos y corticoides en pacientes ambulatorios durante la pandemia, lo cual alerta hacia la emergencia de bacterias resistentes y a interacciones en los pacientes con coinfección de tuberculosis que pueden generar gravedad.

Ambos exponentes indicaron la clara relación entre la polución y las enfermedades respiratorias, destacaron la importancia de la atención primaria en salud para reducir el riesgo, e hicieron un llamado a los profesionales de la salud a ser generadores de cambio, y a los gobiernos, para que incluyan en sus agendas programas y políticas públicas en aras al cumplimiento de los objetivos de la OMS en la erradicación de la tuberculosis.

Finalmente, el Dr. Arturo Quizhpe, director de ReAct Latinoamérica, hizo una reflexión para que los profesionales de la salud “traten enfermos y no enfermedades”, con una mirada integral puesta en el ser humano y en la salud del planeta. Señaló que la calidad del aire importa para prevenir las enfermedades respiratorias porque es un indicador de lo que está sucediendo con la calidad del agua y el ambiente; dado que sin salud del ambiente no hay salud de los seres humanos ni de la  Tierra, ni de los animales y las plantas. También señaló la necesidad de entender la salud desde una perspectiva holística e integral. Destacó las jornadas por el Día Mundial de la Tuberculosis como un avance significativo en los esfuerzos por la erradicación de esta enfermedad

Una vez concluidas las jornadas, los comentarios de felicitaciones no se hicieron esperar. Los asistentes resaltaron la importancia de estos espacios para la concientización sobre la tuberculosis y “la necesidad imperativa del fortalecimiento y desarrollo de la capacidad resolutiva de estas enfermedades con la implementación de programas que permitan mitigar los estragos que una enfermedad como la tuberculosis continúa causando”.

Agradecemos el trabajo conjunto de las organizaciones participantes, a los académicos, personal sanitario y a la comunidad empoderada que dieron vida a estas Jornadas.