27 May

Higiene de manos, crucial para la contención de infecciones

La medida más efectiva para prevenir infecciones en toda la historia registrada ha sido la higiene de manos, y en el caso de la COVID19 no es la excepción.

La evidencia de la que hasta ahora se dispone con respecto al virus SARS-CoV-2, responsable de la enfermedad de la Covid19 y causante de la emergencia sanitaria a escala global, indica que el virus se transmite a través de gotículas expulsadas por una persona portadora del virus, sea que presente o no síntomas. 

Hay dos formas de transmisión. Transmisión directa, sucede cuando una persona portadora tose, estornuda o habla muy cerca de otra, estas gotículas expulsadas pueden ingresar al organismo de la otra persona cuando alcanzan la mucosa de la naríz, la boca o los ojos (por ello las personas infectadas deben guardar aislamiento y la comunidad guardar distanciamiento y usar mascarilla). Transmisión indirecta, ocurre cuando una persona tiene contacto con una superficie contaminada y se lleva las manos a la boca, naríz u ojos. Como consecuencia, la higiene de manos es altamente importante para ayudar en la contención del virus.

Cuando nos referimos a higiene de manos, existen dos formas de hacerlo. Una, mediante el uso de agua y jabón en estaciones de lavado, y otra, mediante la utilización de antisépticos para manos.

Agua y jabón

Los agentes infecciosos -sean virus, bacterias, hongos o parásitos- se adhieren a las sustancias aceitosas y a la suciedad en nuestras manos. Mediante el frotamiento con agua y jabón, los aceites y la suciedad se desprenden de la piel y se eliminan con el enjuague. Se debe notar que, si bien el jabón mata algunos microorganismos, el principal efecto del lavado de manos radica en el frotamiento. 

En el caso del virus SARS-CoV-2, su ARN se encuentra protegido por una capa de lípidos (sustancias grasas), que al entrar en contacto con el agua y el jabón se disuelven, lo mismo sucede con el ARN y otras proteínas que se encuentran dentro de esta capa, por lo que el virus queda inactivo.


A tener en cuenta:

El tiempo de duración del lavado de manos debe ser de 40 segundos. Las llaves de agua automáticas deben estar calibradas para ese tiempo.

Los lavabos deben considerar y adecuarse según el tipo de personas que los van a usar, por ejemplo, niños pequeños, adultas mayores, personas con movilidad limitada.

En el marco de la pandemia, el acceso a los lavabos en los espacios públicos debe ser gratuito.

Se debe dotar de agua segura a las poblaciones y evitar cortes o racionamientos de agua.


Antisépticos para manos

Los antisépticos para manos, como el gel a base de alcohol al 70%, por otro lado, actúan principalmente matando a los microorganismos, pero no los desprenden de la superficie de nuestras manos. 

El alcohol actúa en dos niveles:

  • Destruye las membranas celulares externas de los organismos por la interacción química. Frotar las manos mejora la interacción por la fricción y al introducir el alcohol en todos los pequeños pliegues de la piel.
  • Desnaturaliza proteínas, ADN y ARN, vitales para los microorganismos. La desnaturalización se puede comparar con desenrollar una bola de hilo, mientras que el hilo todavía está entero, el desorden enredado lo deja inutilizable.

Si bien los antisépticos para manos con alcohol se pueden colocar prácticamente en cualquier lugar o se pueden transportar y no secar las manos como con el agua y el jabón, también tienen inconvenientes. No eliminan la suciedad ni la grasa de las manos y tienen un efecto limitado en algunos microorganismos. Como los antisépticos para manos no eliminan la suciedad o los contaminantes, tampoco eliminan residuos de, por ejemplo, fluidos corporales.

La higiene de manos, una política que se debe sostener

La higiene de manos, sobre todo poniendo énfasis en el lavado, tiene importancia porque trasciende la pandemia y es efectivo para garantizar la contención de otras enfermedades infecciosas y la salud de las poblaciones, proveyendo además una solución que ayuda en la contención de la resistencia bacteriana a los antibióticos. 

Por ello, se debe hacer un llamado a los diferentes niveles de gobierno de los países, tomadores de decisiones y organismos multilaterales, para que en sus prioridades incluyan la dotación de servicios adecuados de agua segura y saneamiento. Así también, en el marco de esta pandemia y como política de salud, promover la higiene de manos.

Recomendaciones

En el marco de la COVID19, la Organización Mundial de la Salud ha hecho varias recomendaciones para promover la implementación de estaciones públicas de higiene de manos como política.

Para la comunidad:

  • El uso de estaciones públicas de higiene de manos debe ser obligatorio. Debe implementarse una o varias estaciones de higiene de manos (ya sea para lavarse con agua y jabón o para frotarse con un antiséptico a base de alcohol) frente a la entrada de cada lugar público (mercados, escuelas, estaciones de buses, etc.), comercios privados, edificios residenciales, etc., para permitir que todos practiquen la higiene de las manos antes de entrar y al salir. La higiene repetida de las manos cuando se encuentre fuera de las casas puede convertirse en parte de la rutina de la vida cotidiana en todos los países.
  • Deben proporcionarse instalaciones de higiene de manos en todos los lugares de transporte, y especialmente en las paradas urbanas, terminales de autobuses, trenes, y aeropuertos.
  • La cantidad y la facilidad de uso de las estaciones de higiene de manos deben adaptarse al tipo y al número de usuarios para fomentar mejor el uso y reducir el tiempo de espera.
  • La instalación, supervisión y recarga regular del equipo debe ser responsabilidad general de las autoridades, sea de gobiernos locales o de salud pública. Las iniciativas del sector privado y de la sociedad civil para apoyar con los productos básicos, como dispensadores, secadores de manos, mantenimiento y uso efectivo, son bienvenidas.

En los servicios de salud

  • Las autoridades sanitarias locales deben garantizar la presencia continua de estaciones funcionales para la higiene de manos (agua, jabón y toallas desechables o dispensadores de gel a base de alcohol al 70%) para todos los trabajadores de la salud en todos los puntos de atención, en áreas donde el equipo de protección personal (PPE) se pone o se quita, y donde se manejan los desechos de atención médica. Además, las estaciones funcionales de higiene de manos deben estar disponibles para todos los pacientes, familiares y visitantes, en el área de los baños así como en las entradas y salidas, en los comedores y otras áreas públicas.
  • Los trabajadores de la salud deben realizar la higiene de las manos utilizando la técnica adecuada y de acuerdo con las instrucciones conocidas como “Mis 5 momentos para la higiene de las manos”, en particular, antes de ponerse el EPP y después de quitarlo, al cambiar los guantes, después de cualquier contacto con un paciente con sospecha o confirmación del virus COVID-19, sus desechos o el medio ambiente en el entorno inmediato del paciente, después del contacto con cualquier secreción respiratoria, antes de la preparación de alimentos y la comida, y después de usar el baño.

Hay que destacar además, que la higiene de manos es una medida que se complementa con otras como el distanciamiento y el uso generalizado de mascarillas. También se debe recordar que las personas que han sido confirmadas con Covid19 deberán mantenerse en aislamiento, según las indicaciones del personal de salud.