31 Ene

Hacia una propuesta consensuada para optimizar el uso de los antibióticos

ReAct Latinoamérica, Acción frente a la Resistencia a los Antibióticos, es una red que trabaja en la promoción del uso adecuado de los antibióticos para la contención de la resistencia bacteriana. Este trabajo lo hace de forma coordinada, articulando acciones con los gobiernos, academia, comunidad, sistema educativo, profesionales de la salud humana, animal y ambiental, agro productores y organizaciones sociales.

Dado el debate e interés suscitado por la reciente emisión y posterior derogatoria del Acuerdo Ministerial No. 00098-2020 emitido por el Ministerio de Salud Pública del Ecuador con respecto a la regulación para la prescripción de antimicrobianos por parte del personal médico público y privado, consideramos lo siguiente:

La resistencia a los antibióticos es un problema complejo, multifactorial, con muchos desafíos. Además de las implicaciones médicas, tiene dimensiones económicas, ecológicas, sociales y culturales que afectan al desarrollo.

En los últimos años, la complejidad que rodea a la resistencia a los antibióticos se ha intensificado a causa de: la automedicación, falta de adherencia a los tratamientos, prescripción inadecuada de antibióticos (mayor espectro al requerido, o indicación en patologías que no requieren de los mismos), uso masivo de antibióticos en la producción de alimentos y su relación con el incremento de las infecciones intratables, contaminación del agua, suelo y aire. Todo esto revela a la Resistencia Bacteriana a los Antibióticos como un problema cada vez más complejo, atiborrado de aristas e interconexiones que debemos desentrañarlas para entenderlas y dar respuestas integrales.

Estrategias para afrontar el problema

El momento que pasamos exige redoblar nuestros esfuerzos para entender y evidenciar las interconexiones entre la salud humana, animal y ambiental; comprender la salud más ampliamente, visibilizando esas interconexiones, entendiendo el paradigma de Una Sola Salud y respondiendo al desafío que ello implica. A través de estrategias integrales que procuren reducir la automedicación, prevenir infecciones mediante el aseguramiento de agua potable, mejoramiento de la calidad del aire, controlar el uso de antibióticos en la crianza de animales, etc.

Cabe destacar que los Planes Nacionales de Acción que se derivan del Plan de Acción Global, podrían convertirse en una imposición que se vuelva insostenible en el tiempo si no se concibe como una estrategia participativa para la toma de decisiones, uno de cuyos componentes fundamentales sea la educación y la comunicación. Una población mejor informada es más propensa a sostener los procesos y dar legitimidad a las decisiones.

Llamado

Frente a esta realidad, exhortamos a las autoridades y profesionales de la salud a incorporar en los Planes Nacionales de Acción frente a la Resistencia a los Antimicrobianos (PNA) componentes de socialización y acuerdos entre las y los profesionales de la salud y tomadores de decisión, que permitan tener una visión común de la problemática y las acciones a tomar.

Promover la participación de la sociedad civil, mediante un plan consensuado, coordinado e integral de educación y comunicación, centrado en el empoderamiento social, que integre la sabiduría comunitaria, que involucre al sistema educativo en su conjunto, que optimice los recursos disponibles en el país y la comunidad, que use la experiencia y las herramientas disponibles para hacer frente a la resistencia a los antibióticos, para garantizar el entendimiento de la población con respecto a la gravedad del problema de la resistencia bacteriana y evitar la presión sobre los prescriptores, la automedicación y el uso indiscriminado en la crianza de animales.

Dado que el problema del uso indiscriminado y excesivo de antibióticos no solo se presenta en la salud humana, sino en la salud animal y la producción de alimentos, se vuelve necesaria la articulación intersectorial, con representantes de los sectores de la salud humana, salud animal, salud ambiental, academia, regulación y control, etc.

Esta es una gran oportunidad para abrir un diálogo amplio, participativo e inclusivo, que integre a todos los actores posibles; que se enmarque en el fortalecimiento del sector de Salud y vigorice el ejercicio de la la salud como un derecho humano más amplio e integral.

Invitamos a conocer e incorporar en las acciones el Llamado de Cuenca, documento elaborado y consensuado con la participación de diversidad de actores: representantes de las organizaciones de la sociedad civil, académicos e investigadores de la Ciencia Digna, profesionales de la salud humana y animal, autoridades de salud, productores y consumidores de alimentos, procedentes de Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, reunidos en Cuenca, del 12 al 15 de noviembre.

Finalmente, ReAct Latinoamérica, como es su naturaleza, está presto a catalizar y propiciar el encuentro entre los diversos actores para encontrar soluciones que nos ayuden a reducir el problema de la resistencia a los antibióticos, a promover un plan de educación y comunicación con los lineamientos antes descritos, a acompañar y asesorar en la implementación de los Planes Nacionales de Acción adaptando las acciones a los territorios con la participación comunitaria.