22 May

Conservar la biodiversidad, necesaria para la salud

Sin lugar a dudas, todas las formas de vida del planeta entero y la salud de éste y de todas las especies se encuentran en estrecha interrelación. Por poner un ejemplo, las cadenas de simbiosis que se generan en la naturaleza dependen de la presencia y continuidad de unas especies para la perpetuidad de otras. Pues de la diversidad de lo que no se ve dependerá la diversidad de lo que se ve, fue planteado en un conversatorio realizado en junio de 2020. En otras palabras, de la diversidad microbiana dependerá la diversidad de plantas y animales que están en relación, y la desaparición de unas constituiría la desaparición de las otras por simple lógica. 

La pérdida de esta biodiversidad no solo representa una pérdida en términos de especies, sino en la pérdida de servicios vitales que permiten preservar las condiciones que hacen posible nuestra vida. Si desaparecen bosques y plantas, desaparecen las fuentes de agua, si desaparecen las comunidades bacterianas que fijan el nitrógeno al suelo, desaparece la capacidad productiva de los suelos, o si eliminamos ciertas bacterias, las plantas pierden la capacidad de convertir el CO2 en oxígeno.

Sin embargo, la actividad humana ha causado un gran aumento en la tasa de extinción, y los servicios ecosistémicos de los que dependemos están gravemente amenazados. La pérdida de ecosistemas y biodiversidad se debe principalmente al uso de suelo para la producción de alimentos con prácticas no solo invasivas sino contaminantes y que degradan los ecosistemas; la expansión del suelo urbano y la depredación de agua, suelo y contaminación del aire; el calentamiento global.

¿Cuál es la relación entre resistencia a los antibióticos y la crisis de pérdida de biodiversidad?

Junto con la crisis climática, la resistencia bacteriana, un proceso evolutivo de adaptación presente en todas las especies, se acelera por el uso irracional de los antibióticos, sobre todo en los sistemas agroalimentarios, se vuelve una amenaza para la existencia de la humanidad.

Aunque no está muy estudiado los impactos y los circuitos qu erecorren los antibióticos y la pérdida de especies, comienzan a aparecer más estudios relacionando la pérdida de biodiversidad con el uso de antibióticos. Estudios han demostrado la reducción de peces y diversidad marina en zonas junto a criaderos de camarón o salmón tratado con antibióticos, otro estudio demuestra la reducción de la capacidad de depredación de una variante del róbalo expuesto a fluoxetina. «Entre el 2000 y 2003 se documentó el inusual aumento de la tasa de mortalidad de una especie de buitres en Pakistán que habrían sido expuestos al diclofenaco al alimentarse de cadáveres de ganado previamente tratado con este medicamento, ocasionándoles fallo renal agudo y muerte». 

Cada vez hay más pruebas que indican que la pérdida de biodiversidad aumenta con frecuencia la transmisión de enfermedades.  Y en estos artículos que compartimos, se muestran las interrelaciones entre la pérdida de biodiversidad y la transmisión de enfermedades infecciosas. La evidencia actual indica que preservar los ecosistemas intactos y su biodiversidad endémica debería reducir en general la prevalencia de enfermedades infecciosas.

De todo esto surge nuevos conceptos con respecto a los servicios ecosistémicos proporcionadops por la alta biodiversidad, como la reducción de la transmisión de enfermedades, que deberán ser evaluados y considerados en la política de conservación de los ecosistemas. 

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Descargar

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Descargar