31 Dic

Uso excesivo de antimicrobianos de importancia médica usados en la crianza de animales para consumo humano: una encuesta de vigilancia de cinco años en Pakistán

La demanda de carne de aves de corral está aumentando en los países de ingresos bajos y medianos debido al bajo costo de la proteina animal para la alimentación de los seres humanos, impulsando la expansión de grandes granjas comerciales donde los antimicrobianos se utilizan para compensar las malas condiciones de higiene en las granjas y promover el crecimiento. 

Este uso rutinario de antimicrobianos en la producción animal facilita la aparición y propagación de patógenos resistentes a los antibióticos. A pesar de los impactos negativos para la crianza de animales y las consecuencias potencialmente graves para la salud humana, pocos estudios han documentado las tendencias en el uso de antimicrobianos (Antimicrobal Use, AMU por sus siglas en inglés) a nivel de granja en países de bajos y medianos ingresos. El objetivo de este estudio fue estimar el uso de antimicrobianos en una granja de pollos de engorde en Pakistán durante un período de cinco años y extrapolar el AMU nacional en la cría comercial de pollos de engorde. 


Informe completo de la investigación (en inglés)


Entre 2013 y 2017, fueron monitoreados 30 lotes de una granja comercial de pollos de engorde en Punjab, la provincia más poblada de Pakistán. La cantidad de antimicrobianos administrados se calculó en miligramos / unidad de población del peso final del lote (mg / fPU) y en la dosis diaria utilizada (UDD). El uso anual de antimicrobianos en la granja fue de 250.84 mg de ingrediente activo por kilogramo del peso final del lote. Esta intensidad de consumo excede la cantidad de antimicrobianos utilizados por kilogramo de pollo de todos los países del mundo, excepto China. Medido en mg por kg de peso de lote final o unidad de población (fPU), medicamentos médicamente importantes como colistina (31.39 mg / fPU), tilosina (41.71 mg / fPU), doxiciclina (81.81 mg / fPU) y enrofloxacina (26.19 mg / fPU) fueron los antimicrobianos más utilizados para uso profiláctico o terapéutico. La lincomicina fue el antimicrobiano más utilizado en la alimentación (29.09 mg / fPU). 

Los hallazgos sugieren que el consumo anual de antimicrobianos en el sector de pollos de engorde en Pakistán podría ser tan alto como 568 toneladas. Esta estimación de consumo alarmantemente alta es el primer estudio de referencia sobre el uso de antimicrobianos en animales en Pakistán. Los hallazgos requieren acciones inmediatas para reducir el uso de antimicrobianos en la crianza de aves de corral, y debe ser un llamado para realizar investigaciones similares y tomar acciones en Latinoamérica.

31 Dic

Huella de Antibióticos

Las «superbacterias», bacterias que se han vuelto resistentes a los antibióticos, han aparecido en numerosos titulares de los medios de comunicación, en artículos e investigaciones científicas, creando conciencia sobre la resistencia a los antibióticos y dando lugar a múltiples planes de acción por parte de los responsables políticos de todo el mundo. Sin embargo, muchos términos de uso común, como «la guerra contra las bacterias», corren el riesgo de inducir a error a las personas a solicitar antibióticos «nuevos» o «más fuertes» a sus médicos, cirujanos, farmacéuticos o veterinarios, en lugar de abordar un problema fundamental: el uso indebido y el uso excesivo de antibióticos, tanto en la salud humana como en la crianza de animales.

Se necesitan medidas simples como la comunicación masiva sobre el consumo de antibióticos. En este artículo se describe el concepto de «huella de antibióticos» como una herramienta para comunicar al público la magnitud del uso de antibióticos en humanos, animales e industria, y cómo podría apoyar la reducción del uso excesivo y el uso indebido de antibióticos en todo el mundo. Se propone que las personas deban hacer cambios apropiados en el comportamiento que reduzcan su consumo directo e indirecto de antibióticos.

05 Dic

Alimentación, Antibióticos y Salud. ¿Qué estamos comiendo?

Las estadísticas globales, regionales y nacionales expresan y alertan la existencia de una crisis alimentaria que afecta a la mayoría de los habitantes de la Tierra. Por otro lado, el uso inapropiado de antibióticos en salud humana, así como en la producción de alimentos, mayoritariamente en la crianza de animales y su posterior liberación al ambiente ha contribuido significativamente para la diseminación de la Resistencia Bacteriana, con la consecuencia del aparecimiento de infecciones intratables y el incremento de nuevas patologías que ponen en riesgo los avances médicos modernos. 

En ese contexto en la ciudad de Cuenca, Ecuador,  del 12 al 15 de noviembre de 2019, se realizó el II Encuentro Internacional ‘Salud en Manos de la Comunidad – Alimentación, Antibióticos y Salud’ que reunío a líderes comunitarios, productores de alimentos, agrónomos, gastrónomos, médicos y académicos de Argentina, Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador, quienes compartieron sus investigaciones, saberes y experiencias acerca de la problemática relacionada con la producción, disponibilidad y consumo de alimentos. El uso de antibióticos en la crianza de animales para consumo humano, los mecanismos de la diseminación de la resistencia bacteriana y su impacto en la salud humana y de los ecosistemas, constituyeron los ejes relevantes del Encuentro.

Este enriquecedor evento fue promovido por ReAct Latinoamérica, el Ministerio de Salud Pública de Ecuador, la Prefectura del Azuay, el Instituto Superior San Isidro, la Federación Única de Afiliados al Seguro Social Campesino del Ecuador, el Foro de Salud Pública del Ecuador y el Consejo Cantonal de Salud de Cuenca.  Además, contó con el aval académico de la Universidad Católica de Cuenca y el apoyo de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Cuenca.

Microbioma: “Ese fascinante mundo que empieza a abrirnos sus puertas”

En el primer momento de Seminario nos adentramos un poco más al fascinante mundo de los microbios buscando incentivar la creación de un nuevo paradigma alternativo a la metáfora de la guerra contra los microorganismos y las bacterias. En ese sentido, aprendimos que el mundo microbiano o microbioma, está conformado por millones de seres que habitan el cuerpo humano, que son indispensables en la degradación de nutrientes, ayudan en la maduración del sistema inmunitario y que trabajan para mantener los ciclos de la vida y la salud en todo el planeta; que de igual manera son responsables de los ciclos del nitrógeno, fundamental para el crecimiento de las plantas y el desarrollo de varias formas de vida y que constituyen sin duda, el corazón de diversos ecosistemas. Están presentes en el agua, el aire, la profundidad de los mares, los cráteres de los volcanes, en el suelo y la tierra fértil. 

Pero así mismo, se reconoció que un número reducido de bacterias son agentes causales de enfermedad, que en la memoria colectiva están presentes las grandes epidemias, la muerte y el miedo, que es necesario destacar que las determinantes sociales de la salud, la mal nutrición, la falta de agua potable y saneamiento ambiental, el deficitario acceso a la salud, son el caldo de cultivo para el incremento de las enfermedades infecciosas. Ese miedo colectivo asociado al desconocimiento del rol y la importancia de las bacterias para la salud y la vida ha contribuido al uso inadecuado de antibióticos que trae como consecuencia el incremento de la resistencia bacteriana y la alteración del microbioma humano y de los ecosistemas. 

Reconocer y visibilizar el rol que cumple la inmensa mayoría de bacterias en la preservación de la salud y la vida de los seres humanos y del planeta , es un paso fundamental para comprender la urgente necesidad de usar apropiadamente los antibióticos.

Arturo Quizhpe P. Director de ReAct Latinoamérica

¿Qué es Salud, qué es Medicina?

Al respecto, se debe entender a la salud no solamente ligada a la ausencia de enfermedad y el acceso a los servicios médicos, sino como una forma de vivir de manera autónoma, solidaria y gozosa; de entenderla más que como un estado, como un proceso similar a la vida misma y que se modifica todo el tiempo. Y así mismo, reconocer que el concepto de salud es producto de la actividad humana; que emerge y se desarrolla en la sociedad, que posee características propias derivadas del proceso productivo, las relaciones sociales y la historia.

En ese mismo contexto cuando hablamos del disfrute al derecho del nivel más alto de salud, ese derecho comprende el tener acceso a las medicinas esenciales como bien público y dentro de esas medicinas deben ser considerados los antibióticos. Pues se debe comprender que también uno de los pilares para enfrentar la resistencia a los antibióticos es mejorar el acceso a tratamientos eficaces y seguros a las poblaciones que los requieran.

Madre Tierra – Una Sola Salud

Avanzar hacia una nueva mirada de la salud nos obliga a entender al ser humano desde una perspectiva más integral, en la interacción con otros seres humanos, con la naturaleza, con los microorganismos. Desde esa perspectiva, somos parte de la Madre Tierra, ella nos alimenta y nos da vida. Existe un acuerdo general acerca de la necesidad de enfrentar a la problemática de la resistencia bacteriana desde un enfoque intersectorial, que abarque tanto la salud humana, animal y ambiental, así como las áreas de la producción y consumo de alimentos. 

La salud se encuentra medicaliazda, mercantilizada… El discurso del progreso y el crecimiento sin fin es insostenible porque arrasa la naturaleza, medicaliza las vidas y destruye los saberes ancestrales; es necesario reconceptualizar la salud.

Xavier Maldonado, Docente de Medicina de la Universidad Central del Ecuador

Antibióticos y alimentos sanos

Los temas tratados en esta parte del Seminario tuvieron como objetivo promover el debate sobre una visión más integral de la alimentación, ligada no solo al acceso y su consumo, sino también con sus formas de producción y sus implicaciones para la salud humana.

Partiendo desde el paradigma de la Soberanía Alimentaria, que aboga por el derecho colectivo de los pueblos a definir libremente sus políticas, prácticas, estrategias de producción, distribución y consumo de alimentos, se sostiene que lo sistemas alimentarios deben proporcionar alimentos sanos, diversos, nutritivos, suficientes y culturalmente apropiados, en cuyo proceso de producción debe incorporar prácticas sabias que cuiden los antibióticos y la Madre Tierra. En ese sentido, es urgente incentivar prácticas como la agroecología, que ha demostrado con la sabiduría popular, ser una forma de producción que respeta la naturaleza y los ciclos en la crianza de animales; crear alianzas entre el campo y la ciudad; promover el diálogo de saberes y conocimientos para preservar y potenciar  las prácticas de producción, elaboración y consumo de alimentos; generar un diálogo entre la gastronomía y la cultura para el consumo de comidas con una dieta diversa y saludable.

La alimentación debemos verla desde el lado humano y desde cinco principios básicos: buena, limpia, justa, diversa y para todos. Cuando nos referimos a limpia, tanto los procesos de producción como de consumo no deben contaminar la Madre Tierra, incluida la contaminación con antibióticos.

Esteban Tapia, Docente de Gastronomía de la Universidad San Francisco de Quito

Antibióticos en la crianza de animales para consumo humano, una amenaza global

En la actualidad a nivel mundial, alrededor del 70% de los antibióticos se utiliza para la producción de animales destinados al consumo humano. Los antibióticos llegan a la producción animal como consecuencia de un modelo que confina a los animales a espacios reducidos donde no hay las condiciones de crianza adecuadas y existe alto riesgo de enfermedades, por lo cual se suministra los medicamentos con fines preventivos. 

Uno de los casos paradigmáticos sobre el uso de antibióticos en la crianza de animales, es el uso de la colistina como promotor de crecimiento, medicamento que se utiliza en la salud humana como último recurso frente a enfermedades infecciosas graves. Las evidencias presentadas mostraron que el uso rutinario ha llevado ya al aparecimiento de genes de resistencia, poniendo en evidente riesgo la efectividad de este medicamento en la salud humana. 

¿Ecosistemas en riesgo debido al uso antibióticos en la producción animal?

Los antibióticos luego de ser excretados por los animales son moléculas sobre las cuales no se tiene control alguno y circulan en el ambiente como un contaminante que puede generar un perjuicio para la salud de los ecosistemas y por ende de los seres humanos, que están expuestos en esos ambientes. 

Los sistemas de producción, tanto de pollos como de ganado vacuno y porcino, acumulan grandes cantidades de desechos (excretas), que por su alto contenido de nutrientes como fósforo y nitrógeno luego son utilizados en la producción agrícola, que al contener moléculas de antibióticos y posiblemente genes de resistencia y al no ser tratados adecuadamente previo a la icorporación al suelo, pueden alterar el microbioma del suelo y diseminar los genes de resistencia al ambiente. Por ello, se realizó un llamado a conocer el origen de las pollinazas y otros abonos de origen animal, además de comenzar a incorporar procesos para tratar esos abonos antes de ser utilizados en la producción agrícola.

Los antibióticos como cualquier otra molécula, tiene propiedades físicas químicas que definen hacia donde se podrían movilizar una vez que llegan al ambiente. Una vez que ingresan a un cuerpo de agua, pueden quedarse en los sedimentos o movilizarse aguas abajo. De acuerdo a nuestro estudio realizado, demostramos que estos tienen una gran afinidad por desplazarse en el agua y llevar la problemática a otros sitios. Por ejemplo, en cuerpos de agua cercanos a zonas donde se crían animales para consumo humano, las concentraciones de antibióticos son elevadas, se dispersan aguas abajo y no se degradan fácilmente, afectando de manera prolongada a los ecosistemas.

Lucas Alonso, Investigador de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina

Estrategias para la contención de la resistencia a los antibióticos

El último momento del Encuentro fue el espacio para compartir experiencias y establecer compromisos. ReAct LA se ha empeñado en la construcción de un nuevo paradigma que supere la metáfora de la guerra, desafío que ha sido un proceso sinuoso y de profundos debates. 

Se ha logrado avanzar en la consolidación de la idea de que la resistencia bacteriana no solo tiene que ver con el mal uso de antibióticos en la salud humana, sino que es también un problema ecológico y ambiental, y que la salud de los seres humanos está en estrecha relación con la salud de los ecosistemas.  Es así que en ese contexto los planes, programas y proyectos promovidos por ReAct LA han promovido la intersectorialidad e interdisciplinariedad en las cuales la educación y comunicación popular han sido herramientas eficaces. 

A través de la reformulación de los procesos de aprendizaje en torno a la resistencia bacteriana mediante estrategias de innovación educativa como la Alforja Educativa y prácticas lúdico – participativas, se han involucrado niños y jóvenes estudiantes, quienes se han mostrado interesados en las áreas de la salud y las relacionadas con la problemática de la resistencia bacteriana. 

En esete sentido se destacó el rol de al escuela y los sistemas educativos en la promoción de la salud mediante la implementación de la huerta escolar como un espacio de aproximación al mundo microbiano y el rol que cumplen las bacterias para la vida, a la producción de alimentos y el consumo de los mismos de forma que promuevan hábitos saludables al tiempo que adquieren aprendizajes significativos.

La Alforja Educativa ha sido la base para impulsar el proyecto de las Huertas escolares que se han convertido en una gran herramienta para promover la salud escolar, porque es un laboratorio vivo en el cual la niñez aprende sobre el mundo microbiano, mientras cultiva y prepara alimentos sanos

Alfredo Caffa, Coordinador del Programa Nuestra Huerta Escolar, Formosa Argentina

Fortalecimiento de los Planes Nacionales de Acción

En 2015, la Asamblea Mundial de la Salud, aprobó el Plan de Acción Global sobre la Resistencia a los Antimicrobianos (RAM) bajo el enfoque Una Sola Salud y sus países miembros deberán implementar los Planes Nacionales de Acción. En ese contexto, las estrategias para su implementación deben partir de la premisa de que la participación social y el involucramiento de la comunidad es esencial, así como la participación de las diferentes ramas de las ciencias de la salud, la veterinaria, agricultura, las ciencias sociales, ambientales, con el fin de tener esta visión multilateral, multisectorial e integral para el fortalecimiento y aplicación de los Planes Nacionales, en otras palabras, es hacer que los Planes Nacionales sean adaptables a los territorios, con sus particularidades e incorporando los conocimientos comunitarios, para hacerlos sostenibles en el tiempo.

La estrategia debe centrarse en involucrar a las organizaciones sociales, académicos, científicos, pueblos originarios, productores de alimentos, redes a nivel de toda la región, a todos aquellos que estén de acuerdo en que no hay salud si la Madre Tierra está enferma, y que esta información se convierta en herramienta de trabajo, de lucha y movilización en defensa de la vida en todas sus formas.

Marisol Simba, Dirigente de la Federación Única Nacional de Afiliados al Seguro Social Campesino FEUNASSC – Ecuador

27 Nov

Soberanía Alimentaria, Derecho a la Salud y Resistencia Bacteriana

«Cuando hablamos de alimentación cualitativa tenemos que problematizar seriamente el uso y abuso de antibióticos en la producción de animales para consumo humano; para la producción avícola, porcícola, bovina o de salmones se está recurriendo de manera creciente al uso de antibióticos con dos fines: por un lado, el uso rutinario para prevenir las enfermedades en lotes de crianza de animales en superficies reducidas, lo que determina un riesgo mayor de contagio de distintas enfermedades, y por otro, el uso como promotores del crecimiento de esos animales, lo cual no tiene ningún sentido en términos de salud pública.»

Estas palabras son parte del importante diálogo que sostuvimos con Marcos Filardi, abogado argentino, especialista en Derechos Humanos y Soberanía Alimentaria, con quien indagamos las relaciones existentes entre la alimentación sana, el derecho humano a la salud y el uso inadecuado de antibióticos en la producción de animales para consumo humano. 

Compartimos con ustedes esta entrevista realizada en el contexto de la Semana Mundial de Sensibilización Sobre el Uso Adecuado de Antibióticos. Esperamos que los aportes realizados por Marcos sean una herramienta más para construir una estrategia integral e intersectorial para hacer frente a la Resistencia Bacteriana.

30 Oct

Investigación | La circulación de ionóforos en aguas superficiales de la Cuenca del Plata

Damián Merino y Lucas Alonso.
Foto: Investiga – UNLP

A lo largo y ancho del planeta, los ríos y otros cursos de agua se encuentran contaminados por antibióticos productos de la acción humana, principalmente derivado de la industria agropecuaria.

En Argentina, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de la Plata logró medir por primera vez el comportamiento de los antibióticos denominados ionóforos en una de las cuencas hirdográficas más extensas de América, la Cuenca del Plata. 

Lucas Alonso, responsable de la investigación y colaborador de ReAct Latinoamérica, indicó que los estudios confirmaron la presencia de antibióticos  que llegan al ambiente a través de las heces de vacas y aves de corral criados en lotes. 

El proyecto fue llevado a cabo en el Centro de Investigación del Medioambiente, CIM y es de gran trascendencia e impacto mundial, puesto que hasta el momento no se había comprobado y documentado científicamente la existencia de este problema ambiental en la Cuenca del Plata y se constituye en el primer estudio de este tipo en América Latina.

En el estudio se encontró que la monensina y la salinomicina se hallaron presentes en 26 de los 45 ríos y arroyos monitoreados; estos medicamentos son utilizados para prevenir enfermedades en ganado y pollos criados en condiciones de hacinamiento, principalmente la coccidiosis, que es la enfermedad prevalente en granjas con sobrepoblación avícola. «Las personas incorporan el alimento con antibióticos -lo necesiten o no-; luego en las excretas de los animales puede aparecer hasta el 90 por ciento de la dosis que no fue absorbida en el organismo y en consecuencia el animal lo eliminó», explica Alonso.


Publicación completa en la revista Environment International


El problema se agrava cuando los desechos son utilizados como abonos en la industria hortícola  y depositados en el suelo, contaminándolo y alterando su microboma y son arrastados a las corrientes de agua por acción de la lluvia y el viento. “Los ionóforos no están excentos de promover la resistencia a los antibióticos en el microbioma ambiental” destacó Damián Marino, quien también participó en el equipo investigador.

Alonso por su parte indica que las concentraciones de estos medicamentos presentan rangos de concentración similar a los pesticidas, lo que le hace suponer que no son inocuos para la salud de los seres humanos. “No existen niveles guía legislados para estos contaminantes en agua, lo que hace que sea difícil que se establezcan políticas públicas al respecto y tampoco sabemos exactamente los perjuicios para la salud humana”, destaca.

Lucas Alonso en las pruebas de laboratorio
Foto: Investiga – UNLP

La investigación, que ha sido destacada por su importancia ambiental para América Latina, ha sido publicada por la revista de divulgación científica Environment International del Reino Unido, publicación especializada en diciplinas dedicadas al campo de la investigación ambiental y que se posiciona como una de las más importantes del mundo, con un índice superior a 7.

El grupo de trabajo está liderado por el Prof. Dr. Damián J. Marino, y se enmarca en las tesis doctorales del Lic. Lucas L. Alonso y Lic. Marcos Navarro, con lugar de trabajo en el Centro de Investigaciones del Medioambiente (CONICET – Universidad Nacional de La Plata). Esta investigación fue subsidiada por la ANPCyT a través del PICT 2014-0919.

Para descargar la publicación completa

16 Oct

Día Mundial de la Alimentación: ‘Comunidades Sabias en la producción de alimentos y el uso de antibióticos’

Cada 16 de Octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación, fecha determinada por la FAO para generar conciencia sobre al importancia de la alimentación en el mundo y cómo interactúan los sistemas alimentarios y las cadenas de valor para garantizar que los alimentos lleguen a la mesa de la población.

Esta fecha nos recuerda que con la alimentación adecuada se garantiza el disfrute de los Derechos a la Salud, la Recreación, la Educación, porque de la calidad de ésta depende el desarrollo físico, mental y emocional de las personas, garantizando el desarrollo pleno de las sociedades y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible plasmados en la agenda 2030. 

Por otro lado, hay que destacar la importancia de mirar la alimentación en su integralidad. La alimentación está ligada no solo al acceso y consumo de alimentos por parte de la población, sino también con la producción. Los sistemas alimentarios deben proporcionarnos alimentos sanos, que procesos de producción incorporen  prácticas sabias en cuanto al uso de antibióticos, por ejemplo, y garantice la soberanía alimentaria, que tiene que ver también con la diversidad de los alimentos que producimos y consumimos.

Inequidades en la distribución y acceso

La inequidad en los sistemas alimentarios ha provocado graves desequilibrios nutricionales en la población, afectando sobre todo a la población infantil menor de 5 años. Mientras por un lado más de 7 millones de niños y niñas sufren de desnutrición crónica en la región de América Latina, en el otro extremo se encuentran 4 millones de niños y niñas menores de 5 años con sobrepeso u obesidad [1].

Las tasas de sobrepeso u obesidad aumentan considerablemente en la población escolar. En Perú, por ejemplo, el 15% de la población de niños entre los 6 y 12 años presentan este problema, mientras que en México el 35% de adolescentes entre los 13 y 19 años la padecen [2].

Según datos de entes multilaterales, Guatemala es el país de la región que presenta mayores índices de denutrición. El 46,5% de niños menores de cinco años tieen desnutrición. El problema se garava aún más en la población indígena de las zonas rurales en las que afecta al 61% de la niñez [3].

Argentina, el principal productor de alimentos de la región y que produciría alimentos para unos 400 millones de personas, 1 de cada 10 niños padecen hambre [4]. En el otro extremo, un 41,1% de chicos y adolescentes de entre 5 y 17 años padecen sobrepeso y obesidad, en tanto que en la población adulta alcanza el 67,9% [5].

El bajo peso al nacer, que es producto de la desnutrición en las madres gestantes, aumenta considerablemente el riesgo de muerte y de enfermedad en la población infantil. Los principales problemas sociales derivados de la desnutrición son: bajo rendimiento escolar y abandono de los estudios, baja estatura, reducción de la actividad física, etc. Por otro lado, el sobrepeso y la obesidad trae otros problemas de salud como enfermedades cardiovaculares, diabetes y problemas respiratorios, lo que hace que los presupuestos de salud que destinan los Estados deben aumentar considerablemente.

Alimentación y antibióticos

Sin embargo, la distribución y el acceso a los alimentos es apenas una parte del problema, hay una problemática subyacente en los sistemas alimentarios que poco han sido observados y tienen relación con las prácticas en la producción de alimentos y las cadenas de valor de los sistemas alimentarios.

El uso de antibióticos y otros agentes químicos en la industria alimentaria pueden dejar trazas de sustancias en los alimentos que pueden ser nocivas y perjudiciales para la salud, así como alterar los micronutrientes de los alimentos que ingerimos.

La Soberania Alimentaria juega un papel importante en la alimentación, puesto que preserva la diversidad de alimentos y semillas.

En el caso concreto de los antibióticos, varios estudios han determinado que el microbioma tiene estrecha relación con la alimentación; un microbioma diverso es producto también de una alimentación diversa. Al usar antibióticos en la cadena de producción alteran el microbioma intestinal, lo que a su vez altera el proceso digestivo, como consecuencia, puede provocar desórdenes digestivos que desencadenan en problemas de obesidad y sobrepeso.

Otro factor relacionado al uso de antibióticos en la industria alimentaria tiene que ver con el uso de estos medicamentos en la producción de la industria cárnica. Pues se estima que el 72% de la producción global de antibióticos se utiliza en la salud animal, principalmente en granjas productoras de pollos y cerdos como promotores del crecimiento. El uso de los desechos orgánicos de las granjas son utilizados como abonos, que de no ser tratados adecuadamente, son portadores de moléculas activas de antibióticos que alteran el suelo y el agua y diseminan bacterias súper resistentes, provocando graves problemas ambientales y en la salud humana.

Por ello, se debe insistir en mirar la alimentación en su integralidad como un eje esencial de la salud. Que incorpore mecanismos de acceso equitativo a los alimentos, pero que también promueva prácticas que tienen que ver con la producción sostenible y diversa.

Educación, alimentación y antibióticos

Aquí hay que destacar el papel que juegan las Comunidades Sabias [6] en la producción y consumo de alimentos y el uso de antibióticos. Una Comunidad Sabia, entre otras cosas, es aquella que promueve la producción y el consumo de alimentos diversos, sanos y libres de antibióticos.

En este marco se destacan las escuelas de Formosa, Argentina, que han incorporado como parte de su cur rículo escolar el programa Nuestra Huerta Escolar y que la integran junto con la Alforja Educativa para promover la alimentación saludable y el cuidado de los antibióticos.


Experiencias Exitosas

De la Huerta a la Mesa: huertas escolares de Formosa

En la EPEP N°240 de la Ciudad de Formosa, Argentina, como propuesta interinstitucional, se desarrolla el proyecto “Huerta Escolar y Mundo Microbiano: Alimentación Saludable”, en donde chicos, chicas y docentes del 6to grado realizan un recorrido vivencial de descubrimiento del mundo microbiano que habita en la huerta de la escuela, así como el aprendizaje acerca de la importancia de la producción y consumo de alimentos sanos. 

Escribir recetas, revisar la listas de ingredientes, medir las cantidades correctas, elegir frutas y verduras de la huerta, aprender a preparar y comer alimentos saludables: una experiencia integral para ¡APRENDER HACIENDO!

“De la Huerta a la Mesa”, es el nombre que los chicos de la EPEP 240 eligieron para la huerta de la escuela, dejando claro en su nombre el proceso que realizan con su cosecha, llevando a la mesa los alimentos saludables, continuando el proceso educativo que lleva a una alimentación sana y consciente. 

La decisión conjunta fue preparar jugos de colores y mayonesa de zanahoria, entonces el primer paso fue emprender una visita a la huerta, contemplar las verduras, hojas verdes, tallos y plantas, conversar sobre sus numerosas propiedades y comprender sus beneficios para la salud. 

Para ello se comenzó haciendo un jugo de perejil, hojas de zanahoria, naranja y lima, aprovechando las frutas de estación, pero además, conversamos sobre la importancia de consumirlas en esta época del año, en donde el cambio de clima y el invierno nos traen resfríos y gripes que se pueden prevenir con mucha vitamina C. 

Para endulzar uno de los jugos se le agregó miel y  al otro azúcar integral mascabo (o panela), para muchos fue la primera vez que probaron un jugo natural endulzado de esta manera.

10 Sep

Memorias del II Encuentro Intercontinental ‘Madre Tierra, Una Sola Salud’

Nos encontramos para fortalecer nuestra unidad, redescubrir la esencia de la vida e identificar el corazón de la Ciencia visibilizando el rol de los académicos comprometidos con la Ciencia Digna; reiteramos nuestro compromiso con la Salud para todos y todas, seres visibles e invisibles, humanos, animales, vegetales y medio ambiente; ratificamos que nuestra Salud es el reflejo del maravillosamente complejo ecosistema, reflejo de la salud de nuestro planeta y de millones de ecosistemas interconectados.

La vida como esencia, sustentada en un proceso activo de intenso intercambio entre sus diversas formas, ecosistemas, comunidades microbianas y humanas representó el eje central de todas las actividades y eventos del Encuentro.

Hemos intentado plasmar lo mejor posible algunos de los momentos del Encuentro a través de la narración y el registro fotográfico.  Le invitamos a recorrer en las páginas de este documento, la emotividad e importancia de este espacio que sirvió para reafirmar el compromiso por la salud de la Madre Tierra.

La fortaleza del Encuentro radicó en la diversidad, la autogestión y la autonomía; la ciencia con conciencia acompañada y dinamizada por la energía y la vitalidad de los movimientos sociales. Los espacios para compartir experiencias, intercambiar saberes, establecer nexos de cooperación, fueron múltiples.


Versión en español

English version

06 Sep

Adhesión | Indicadores de RBA en Latinoamérica para los ODS

Estimado/a:

A nombre de ReAct Latinoamérica, reciba nuestro cordial saludo, al tiempo que ponemos en su conocimiento la carta adjunta dirigida a la OMS para su revisión y su adhesión. 

La carta en lo principal expresa el apoyo  a uno de los indicadores de los  Objetivos de Desarrollo Sostenible que busca (indicador  3.d.2)  «Reducir el porcentaje de infecciones del torrente sanguíneo debido a organismos resistentes a los antimicrobianos seleccionados». Cabe señalar que es un indicador de Nivel 1, lo que significa que está respaldado por una metodología establecida,  disponible al menos en un 50% de países (63,7% proyectado en 2020).

La carta destaca el indicador en el contexto latinoamericano. También se relieva la importancia del acceso sostenible y la calidad de los medicamentos para todos quienes los necesitan.

Reiteramos nuestra solicitud de revisión y adhesión  a esta solicitud a nombre personal o de su organización.  La fecha límite para su presentación es este sábado 7 de septiembre. Para hacerlo, deberá un correo a info@reactlat.org indicando su interés de adhesión.

Muy afectuosamente,
Dr. Arturo Quizhpe P.
ReAct Latinoamérica


Texto de la Adhesión

La resistencia a los antimicrobianos es un problema importante en América Latina y amenaza la sostenibilidad,  la eficacia de la respuesta de la salud pública a las enfermedades transmisibles y de otro tipo, así como los avances en salud, desarrollo y los objetivos de la Agenda 2030.

La resistencia a patógenos respiratorios como es el Streptococcus pneumoniae e  infecciones de vías urinarias causadas por la  Escherichia coli es frecuente en toda la región. En América Latina, la resistencia a las cefalosporinas de tercera generación en cultivos de Escherichia coli está aumentando (alrededor del 60% en muchos hospitales mexicanos). Las altas tasas de resistencia a los antibióticos utilizados en infecciones adquiridas en el hospital son una amenaza creciente, incluyendo MRSA, Enterobacteriaceae productoras de BLEE y Pseudomonas aeruginosa resistente a carbapenem y Acinetobacter baumannii. Según la OPS, los microorganismos resistentes a múltiples medicamentos son una causa importante de infecciones hospitalarias en los países de América Latina y causan más del 50% de las infecciones adquiridas en hospitales en países como Brasil, Bolivia y Perú.

La OMS ya ha identificado MRSA (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina) y Escherichia coli resistente a la cefalosporina de tercera generación como prioridades para los esfuerzos iniciales de monitoreo en el Marco de Monitoreo y Evaluación. Como se señaló anteriormente, la resistencia en estas combinaciones de drogas y bacterias juega un papel importante en la RBA en la región de América Latina y la introducción de un mecanismo de monitoreo global es un comienzo esencial para abordar la RBA en todo el mundo.

Sin embargo, un gran problema, igual de importante, continúa siendo la dificultad de acceso sostenible al consumo de antibióticos de buena calidad. En un informe reciente sobre América Latina que analizó la escasez de drogas, se identificaron un total de 490 medicamentos. De los subgrupos terapéuticos, los antibióticos eran medicamentos con mayor escasez (14%). Además, la calidad de los antibióticos es aún un problema en América Latina, según la OMS, se estima que 1 de cada 10 productos médicos que circulan en países de bajos y medianos ingresos son deficientes o falsificados. En un estudio sobre la calidad de los antibióticos y los medicamentos antipalúdicos, América del Sur ocupó el puesto más alto en medicamentos de calidad inferior con un 11,5% del total de muestras que no pasaron la prueba de calidad. La falta de acceso a medicamentos de calidad genera más resistencia y muertes innecesarias. A nivel mundial, los investigadores han estimado que si el 10% de los antibióticos son deficientes o falsificados, esto podría causar un exceso de mortalidad en la neumonía infantil de 72,000 a 169,000 niños cada año.

Quienes suscribimos, creemos que el indicador propuesto por la OMS es un paso importante para garantizar que el problema  crítico de la resistencia antimicrobiana reciba la atención necesaria en el seguimiento del progreso hacia los ODS 2030, pero subrayamos la importancia de equilibrar el monitoreo de la resistencia con el acceso a los antibióticos en el futuro.

11 Jul

Call from the II Intercontinental Encounter ‘Mother Earth, One Health’

The II Intercontinental Encounter ‘Mother Earth, One Health’ was a space to reflect on health and medicine, the use of antibiotics and other pollutants, the role of bacteria for the care of life, and the strategies to take care of the health of Mother Earth and its impact on human health, as a necessary and important step for the containment of bacterial resistance. Some notes have been collected and condensed in this document that invites to take concrete actions in these areas.

We invite you to download, read and innovate with actions that cover the care of the health of Mother Earth, the care for life, for the containment of bacterial resistance.

03 Jul

Impacto de los antimicrobianos en el microbioma humano

Conocer y comprender las relaciones entre los seres humanos y las bacterias que habitan en su cuerpo es uno de los pasos importantes para entender nuestra interrelación con las bacterias y cómo ello puede incidir en la resistencia bacteriana.

A esas grandes cantidades de bacterias que habitan el cuerpo humano y que están en casi todos los órganos se le llama microbioma y tiene funciones indispensables para nuestra salud y vida, por lo que alterar su equilibrio puede traer graves consecuencias.

Eso nos explica el Dr. Christian Trigoso en su ponencia ‘El impacto de los antimicrobianos sobre el microbioma y sus consecuencias previsibles’ en el II Encuentro Intercontinental ‘Madre Tierra, Una Sola Salud’.