Conclusiones claves de la 74 Asamblea Mundial de la Salud celebrada este año

Conclusiones claves de la 74 Asamblea Mundial de la Salud celebrada este año

Respuestas para hacer frente a la resistencia a los antimicrobianos

A finales de mayo pasado, los países se reunieron en el marco de la 74ª Asamblea Mundial de la Salud de la OMS, después de un año en el que han estado dedicados a la lucha contra la pandemia COVID-19 y a la contención de la misma. En este artículo recogemos las principales conclusiones de los debates relacionados con la resistencia a los antimicrobianos, el acceso a los medicamentos y las vacunas, y la preparación y respuesta a las pandemias.

1. La desigualdad mundial en el acceso a la vacuna dominó la Asamblea Mundial de al Salud

Un aspecto que dominó casi todos los debates de este año fue la injusta distribución mundial de las vacunas y sus consecuencias.

En su discurso de apertura, el Dr. Tedros, Director General de la OMS, señaló que

«…las dosis administradas hasta la fecha en todo el mundo habrían sido suficientes para proteger a todo el personal sanitario y a las personas mayores, si se hubieran distribuido de forma equitativa».

A lo largo de los debates celebrados, los países de bajos y medios ingresos tomaron la palabra uno tras otro para dar a conocer la desesperada situación en la que se encuentran a la hora de responder a la pandemia, con la escasez de los insumos  necesarios para mantener la seguridad del personal médico y tratar a los pacientes, y la falta de acceso al suministro de las vacunas necesarias para controlar la pandemia.

Los contrastes entre los países ricos y los pobres fueron muy marcados. Mozambique, por ejemplo, con 31 millones de habitantes, señaló que hasta ahora ha podido vacunar a menos del 1% de su población. Varios países de ingresos bajos y medios señalaron que el mecanismo de distribución mundial COVAX, del que muchos dependen para acceder a las vacunas, era insuficiente y se veía obstaculizado por los retrasos. Israel, por el contrario, señaló que estaban tan avanzados en la distribución de la vacuna que planean levantar todas las restricciones relacionadas con la COVID19 en las próximas semanas.

2. Resistencia a los antimicrobianos

Con el escenario agobiante por la pandemia de la COVID-19 en curso, como señalaron muchos países,  la atención a otras amenazas sanitarias mundiales, como la resistencia a los antimicrobianos, siguió siendo la más limitada. Sin embargo, un aspecto positivo del debate fue el creciente número de actores no estatales que tomaron la palabra para intervenir sobre la resistencia a los antimicrobianos, incluidos nuevos actores en este campo, como la Unión para el Control Internacional del Cáncer. ReAct se ha centrado en la movilización de otras comunidades vecinas sobre la resistencia a los antimicrobianos, y en particular la comunidad del cáncer, desde hace años, por lo que estamos muy esperanzados de ver crecer el campo de participantes comprometidos con la resistencia a los antimicrobianos. 

Un hecho sobresaliente de los debates fue el anuncio de Alemania que se compromete a contribuir con 4 millones de euros adicionales al Fondo Fiduciario Multipartito sobre la Resistencia a los Antimicrobianos (FFM-RAM), aumentando el total de las contribuciones a este fondo hasta casi 20 millones de dólares como apoyo a los empeños de desarrollo de los Planes de Acción Nacionales en los países de bajos y medianos ingresos.

Por último, varios países también solicitaron una evaluación global más crítica y exhaustiva del trabajo de los países y de la OMS sobre la resistencia a los antimicrobianos, incluyendo una revisión crítica del Plan de Acción Global, y la necesidad de establecer indicadores claves de rendimiento, así como garantizar que el monitoreo y la evaluación del trabajo de la OMS sean realizados por revisores externos. Este punto ha sido una cuestión clave para ReAct, puesto de manifiesto en nuestro informe al 148º Consejo Ejecutivo de la OMS en enero de este año.

3. El tratado sobre la pandemia avanza

En la Asamblea Mundial de la Salud, los países intervinieron a favor de la idea de establecer un nuevo tratado mundial sobre pandemias o un marco legal similar que fortalezca la preparación y la respuesta a nivel mundial. Esta Asamblea resolvió celebrar una sesión especial en noviembre de este año destinada a profundizar en los pros y los contras de un nuevo marco jurídico mundial y, como preparación de estos debates, encargar a un grupo de trabajo de los gobiernos miembros que evalúe los puntos a favor y en contra de la elaboración de un tratado sobre la pandemia.

Antes de la Asamblea Mundial de la Salud74, ReAct elaboró y distribuyó un informe a los miembros sobre los evidentes efectos de las intervenciones necesarias para reforzar la preparación y la respuesta a la pandemia mundial así como la resistencia a los antibióticos. Por ello, será importante que un nuevo marco jurídico incluya también la resistencia a los antibióticos en su objetivo, si sigue adelante. El impulso político para actuar multilateralmente con el fin de prevenir una nueva pandemia debería aprovecharse para hacer frente a la resistencia a los antibióticos, a la que cada vez más se denomina «la pandemia silenciosa».

Relacionados

La producción local de vacunas y medicamentos al descubierto

La producción local de vacunas y medicamentos al descubierto

Infección y muerte de los trabajadores de la salud por COVID-19

Infección y muerte de los trabajadores de la salud por COVID-19

Su historia, nuestras historias

Su historia, nuestras historias

Abuso de antibióticos para tratar niños con COVID-19

Abuso de antibióticos para tratar niños con COVID-19