04 Abr

Abuso de antibióticos para tratar niños con COVID-19

Pese a que la COVID-19 es una enfermedad viral para la cual no es efectivo el uso de antibióticos (éstos sirven para tratar infecciones provocadas por bacterias) y que la enfermedad en niños es leve, un estudio realizado en cinco países de América Latina halló que al menos una cuarta parte de los pacientes pediátricos diagnosticados con COVID-19 recibieron tratamientos con antibióticos.

Al analizar una muestra de 990 casos de menores de 18 años de países como México, Colombia, Perú, Argentina y Costa Rica, tanto hombres como mujeres, diagnosticados con COVID-19, el grupo de investigadores obtuvo estos resultados.


Revisar el estudio completo


El estudio fue coordinado por la médica y epidemióloga Adriana Yock-Corrales, del Departamento de Emergencias Pediátricas del Hospital Nacional de Niños “Dr. Carlos Sáenz Herrera” en San José (Costa Rica) y publicado en la revista médica de pediatría Acta Pediátrica.

Algunos datos:

  • La fuente de transmisión más común del nuevo coronavirus hacia los niños fue a través de uno de sus padres en el 28,4% de casos.
  • Pese a que algunos casos si requirieron antibióticos por alguna co-infección, la mayoría de los casos no los necesitaba puesto que los síntomas eran provocados por el SARS-Cov-2.
  • El riesgo de complicaciones que genera este virus en la población pediátrica es bajo, ya que del total de 303 (30,6%) niños que ingresaron al hospital, solo 47 (4,7%) requirieron ingreso en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).
  • La aparición de fiebre fue en 677 casos (68,4%); síntomas sugestivos de infección del tracto respiratorio en 466 (47,1%) y síntomas gastrointestinales en 301 (30,4%), lo que implica que la mayoría de los pacientes va a presentar fiebre y en una muy baja proporción, los clásicos síntomas respiratorios esperados en esta patología. Por este motivo, el paciente pediátrico no siempre cumple con las definiciones de caso epidemiológicos para la infección por SARS-CoV-2, por lo que se vuelve difícil para la/el profesional médico diferenciar la infección.

Igual panorama se presentó en pacientes adultos diagnosticados con COVID-19. Reportes sobre el uso de antibióticos en hospitales indican que apenas un 6,9% tuvieron co-infecciones bacterianas, sin embargo el 71,9% recibió antibióticos.

Existe una grave preocupación a nivel global por la administración de antibióticos en los tratamientos para la COVID-19 y los riesgos que esto significa para la aparición de superbacterias y la efectividad de los tratamiento ahora y para el futuro. Al inicio de la pandemia, en regiones como América Latina, la desinformación y el pánico provocó la automedicación generalizada de la población con antibióticos, lo que nos hace pensar que la resistencia bacteriana a los antibióticos también se aceleró.