20 Sep

Panel Internodal ‘Cría Intensiva y Resistencia Bacteriana a los Antibióticos’

El uso excesivo de los antibióticos en seres humanos, el uso en la agricultura y el uso inadecuado en los animales, contribuye sustancialmente al problema de resistencia bacteriana en la salud humana, una de las amenazas de salud pública más apremiantes del mundo según la Organización Mundial de la Salud y otros organismos internacionales de salud.

La amplia mayoría del uso de antibióticos en animales no es intermitente, ni para tratar infecciones; los animales son alimentados regularmente con antibióticos para acelerar su crecimiento, y para compensar las condiciones inadecuadas de crianza y hacinamiento, generadas por los sistemas de producción masiva como los corrales de engorde (feedlot).

Antibióticos de importancia crítica para los seres humanos

Muchos de los antibióticos utilizados en animales destinados a la producción de alimentos son idénticos o están estrechamente relacionados con los utilizados en el ser humano. El uso de los antibióticos en animales destinados a la producción de alimentos puede llevar a la selección y propagación entre ellos de bacterias resistentes a los antibióticos, que después pueden transmitirse al ser humano a través de los alimentos y de otras vías.

Adicionalmente, al incluir antibióticos dentro de la alimentación de los animales, el mayor porcentaje son excretados a través de la orina y de las heces, lo cual contamina los suelos, y permite también que los antibióticos alcancen los cursos del agua. Existe evidencia de la presencia de antibióticos que llegan al ambiente a través de las heces de vacas y aves de corral criados en lotes.

En el contexto que atraviesa Argentina, en donde se considera el incremento de la producción de carne porcina a 900.000 toneladas anuales, como organización de acción frente a la resistencia a los antibióticos hemos considerado oportuno y necesario enfocar holísticamente la relación de la resistencia bacteriana con la cría intensiva de animales.

Panel internacional

En este marco, ReAct Latinoamérica junto con ReAct Norteamérica, la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y la Naturaleza de América Latina -UCCSNAL-, el Instituto de Salud Socioambiental de la Universidad Nacional de Rosario, y más organizaciones adherentes, han organizado un panel en el que se abordará el tema del uso de los antibióticos en la crianza de animales y las implicaciones que esto tiene para la salud de los ecosistemas y la salud humana.

Este será un espacio de reflexión y empoderamiento entre la academia, organizaciones sociales, comunitarias y la sociedad civil, sobre la temática del uso de antibióticos en la crianza intensiva de animales y el impacto que tiene sobre la resistencia bacteriana.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Descargar

13 Sep

Sepsis y resistencia a los antibióticos

El 13 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Sepsis. Su declaración fue promovida por la Alianza Global por la Sepsis en 2012 y tiene como objetivo crear conciencia global sobre la sepsis, que cada año causa alrededor de 6 millones de muertes en todo el mundo. La infección bacteriana es comúnmente la principal causa, y el tratamiento oportuno con antibióticos efectivos es esencial para la supervivencia.

¿Qué es la sepsis?

Según un documento de consenso publicado por expertos internacionales en 2016, la sepsis debe definirse como “disfunción orgánica potencialmente mortal causada por una respuesta inmunitaria desbalanceada, frente a una infección”.

Los autores también apoyan la siguiente descripción pública de la sepsis, que se sugirió en un artículo de 2011: “La sepsis es una afección potencialmente mortal que surge cuando la respuesta del cuerpo a una infección daña sus propios tejidos y órganos”.

Por tanto, la sepsis no es una infección en sí misma, sino una respuesta corporal extrema. Si no se diagnostica y trata a tiempo, las consecuencias pueden incluir daño irreversible a los tejidos, insuficiencia orgánica múltiple, choque séptico y muerte. Una variedad de infecciones (bacterianas, virales, parasitarias y fúngicas) pueden provocar sepsis, incluidas afecciones comunes como neumonía e infecciones del tracto urinario.

El tratamiento con antibióticos de amplio espectro es una práctica estándar

La sepsis es una emergencia que necesita atención y tratamiento inmediatos. Dado que las infecciones bacterianas son una causa frecuente de septicemia, el tratamiento oportuno con antibióticos de amplio espectro es una práctica estándar para maximizar las posibilidades de éxito del tratamiento y la supervivencia del paciente, debido a que, generalmente no hay tiempo suficiente para esperar los resultados de las pruebas de laboratorio que puedan informar sobre, por ejemplo, la susceptibilidad a los antibióticos. 

Debido a esto, mantener la resistencia a los antibióticos al mínimo es importante, ya que el aumento de los niveles de resistencia a los antibióticos puede tener efectos desastrosos. Si la infección subyacente es causada por una bacteria susceptible o resistente, puede ser una cuestión de vida o muerte.

La sepsis también puede afectar a pacientes con COVID-19

La sepsis también puede ser causada por infecciones virales. A medida que se acumulan los datos científicos sobre COVID-19, se hace evidente que la sepsis también afecta la mortalidad en la pandemia actual. Dado que la COVID-19 es una enfermedad viral, no se puede tratar con antibióticos. Sin embargo, el antibiótico podría usarse para tratar infecciones coinfecciones bacterianas, aunque estas parecen ser bastante raras en este grupo de pacientes. Un artículo de revisión reciente encontró que las coinfecciones bacterianas ocurrieron en el 7% de los pacientes hospitalizados con COVID-19. A pesar de esta baja frecuencia, la mayoría de los pacientes hospitalizados con COVID-19 reciben tratamiento con antibióticos, que es problemático desde la perspectiva de la resistencia a los antibióticos.

Sepsis: una complicación común para pacientes con cáncer

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados corren un riesgo especial de sepsis. Los pacientes tratados por cáncer, y en particular los tratados por cáncer de sangre, son uno de esos grupos. El sistema inmunológico de estos pacientes puede estar debilitado debido al cáncer en sí, al tratamiento del cáncer o a ambos, en particular, la sepsis es una de las razones más comunes para la admisión de pacientes con cáncer en las unidades de cuidados intensivos, y la sepsis causa cerca de una décima parte de todas las muertes en este grupo de pacientes. Si aumenta la prevalencia de la resistencia a los antibióticos, podemos esperar que este número aumente mucho más.

Resistencia a los antibióticos y sepsis neonatal

Aproximadamente 3 millones de recién nacidos sufren de sepsis neonatal cada año y medio millón de estos casos resultan en la muerte. Las buenas prácticas de higiene en los hospitales y en las comunidades, como garantizar el acceso a agua potable, pueden prevenir muchas de estas muertes. Garantizar que existan programas sólidos de prevención y control de infecciones (PCI) en los hospitales, ayuda a prevenir infecciones y la transmisión bacteriana, pero también la progresión de estas infecciones a sepsis. 

Es alarmante que tres de cada diez muertes por sepsis neonatal probablemente sean causadas por patógenos resistentes. Lo que agrava el problema es la falta de nuevos antibióticos en desarrollo para ayudar a tratar la sepsis neonatal debida a patógenos resistentes. Hay aproximadamente 37 antibióticos en ensayos de desarrollo, pero solo dos están en estudio para su uso en niños. 

Algunos datos

  • Aproximadamente el 70% de los trabajadores de la salud y el 50% de los equipos quirúrgicos no practican habitualmente la higiene de las manos. 
  • La higiene de las manos salva millones de vidas cada año cuando se realiza en los momentos adecuados en la atención médica. 

¿Cómo reconocer a tiempo la sepsis?

A veces, puede presentar diferentes signos y síntomas de advertencia, algunos de los cuales pueden causar una identificación errónea con otras afecciones. Una infección séptica puede causar fiebre, pero también puede causar baja temperatura corporal, extremidades frías y escalofríos. Puede haber dificultad para respirar o respiración rápida, así como un aumento de la frecuencia cardíaca o, por el contrario, un pulso débil y presión arterial baja. Puede causar baja producción de orina, así como piel teñida de azul, moteada o anormalmente pálida, y un estado mental alterado. Finalmente, puede causar dolor o malestar corporal extremo, lo que hace que sea fácil confundirlo con influenza o intoxicación alimentaria.

En los niños, la sepsis puede presentarse a través de respiración muy rápida, convulsiones, piel pálida, letargo o dificultad para despertarse o sensación de frío anormal al tacto. Para los niños menores de 5 años, puede causar dificultad para alimentarse, vómitos repetidos o falta de micción.

Sospechar la sepsis y actuar rápidamente es crucial para el diagnóstico y el reconocimiento temprano.

02 Sep

COVID-19, microbios y salud. ¿Qué debemos saber las comunidades?

Desde el inicio de la emergencia sanitaria global provocada por la Covid-19 a finales de noviembre de 2019 , hasta el momento ya ha superado los 25 millones de personas contagiadas en todo el mundo y más de 850 000 fallecidas. 

Aunque el origen cierto del virus SARS-COV-2, causante de la Covid-19, aún no ha sido determinado con absoluta certeza, lo que sí está claro es que se trata de una enfermedad zoonótica, producto de una degradación de los ecosistemas y la invasión de los hábitats silvestres, resultado de las actividades humanas como la cría intensiva de animales y la deforestación para dar paso a grandes extensiones de monocultivo[1].

Ahora se conoce mejor la sintomatología de la enfermedad, las formas de transmisión, los tratamientos y la forma de prevenir el contagio. Pero en todo esto es importante el papel de la comunidad, el conocimiento de estos temas, le permite actuar con oportunidad y de forma eficaz.

Una guía completa

Para eso, es necesario contar con información clara y sencilla sobre los microbios y la COVID-19, su posible origen y causas, mecanismos de contagio, efectos sobre la salud individual y grupos vulnerables, y las principales estrategias de contención para disminuir los riesgos de contagio. Desde un enfoque integral, es también importante reconocer el rol de los microrganismos para la vida, entender por qué nos enferman y saber cuáles son las medidas necesarias que las comunidades podemos poner en práctica para tener una mejor relación con el mundo microbiano. 

Este documento recoge y presenta de forma ágil, los aspectos principales que las comunidades debemos conocer sobre la Covid 19, para enfrentar de foma eficaz esta amenaza a la salud pública, cuidar de forma responsable los antibióticos y medicamentos en general, y preservar la salud de la Madre Tierra para evitar a futuro nuevas enfermedades que pueden convertirse en pandemias.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Descargar


[1] https://reactlat.org/el-coronavirus-y-la-ganaderia-intensiva/