13 Mar

Investigación: herbicidas causan resistencia a los antibióticos

Foto: www.agromatica.es

Una nueva investigación de la Universidad de Canterbury – Nueva Zelanda, confirma que los ingredientes activos de los herbicidas RoundUp, Kamba y 2,4-D (glifosato, dicamba y 2,4-D, respectivamente) causan resistencia a los antibióticos en concentraciones muy por debajo de las tasas de aplicación recomendadas por sus fabricantes.

Jack Heinemann, experto en biología molecular y genética, profesor de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Canterbury, dice que el principal hallazgo de la investigación fue que las “bacterias cambian su susceptibilidad a antibióticos usados en medicina humana y animal” cuando son expuestas a herbicidas.

Los herbicidas estudiados son tres de los más usados en el mundo, incluido en Nueva Zelanda, dijo el profesor Heinemann.

“Están entre los productos químicos a los que más se exponen a las personas, las mascotas y el ganado, tanto en áreas rurales como urbanas. Estos productos se venden en los comercios locales y pueden usarse sin ningún tipo de capacitación. Tampoco hay control para evitar que los niños y las mascotas se expongan en jardines y parques. A pesar de su amplio uso, esta investigación de la Universidad de Canterbury es la primera en el mundo en demostrar que los herbicidas están minando a los antibióticos”.

Los investigadores de la Universidad de Canterbury también determinaron que los ingredientes inertes (surfactantes) que se usan comúnmente en algunas formulaciones de herbicidas y alimentos procesados también causan resistencia a los antibióticos.


El estudio descubrió que la resistencia a los antibióticos fue causada por los dos surfactantes analizados, Tween80 y CMC. Ambos son usados también como emulsionantes en alimentos como los helados y en medicinas, y ambos causan resistencia a los antibióticos en concentraciones permitidas en los alimentos y productos comestibles.


Profesor Jack Heinemann / Foto: www.canterbury.ac.nz

Con experticia en ingeniería genética, genética bacteriana y bioseguridad, el profesor Heinemann hace varias recomendaciones: “Los efectos subletales de los productos químicos manufacturados industrialmente deberían ser considerados por los reguladores cuando se decide si son seguros para su uso predeterminado”.

“Hay que poner más énfasis en la administración de los antibióticos frente al descubrimiento de nuevas moléculas. De otra forma, las nuevos medicamentos perderán su efectividad rápidamente”.

Los investigadores ya habían confirmado la relación entre resistencia a los antibióticos y herbicidas en un artículo publicado en mBio, revista de la Sociedad Americana de Microbiología, en 2015. Este nuevo estudio fue realizado para identificar qué ingredientes eran los responsables.

“En los Estados Unidos, por ejemplo, se estima que más de dos millones de personas sufren cada año infecciones resistentes a los antibióticos, lo cual deja alrededor de 23.000 muertes. Para el 2050, se estima que la resistencia provocará 10 millones de muertes a nivel global, con un costo para la economía mundial de 100 billones de dólares. En otras palabras, cerca del doble de la población de Nueva Zelanda morirá anualmente debido a la resistencia a los antibióticos”.

Publicado en la revista Microbiología revisada por pares, el artículo se titula “Ingredientes de los herbicidas cambian la respuesta de la Salmonella entérica sv. Typhimurium y Escherichia coli a los antibióticos”.

Antecedentes

Los herbicidas son químicos usados para el control de hierbas no deseadas. Debido a que estas sustancias matan, son biocidas. Como su propósito primordial es matar plantas, sus efectos sobre otros organismos no están bien estudiados.

Los antibióticos también son biocidas. La resistencia a los antibióticos les permite a las bacterias seguir viviendo y multiplicándose incluso ante la presencia de antibióticos. La resistencia frente, al menos, a alguno de los antibióticos clínicos más importantes está presente en todos los patógenos humanos, y algunos importantes patógenos pueden ser resistentes a casi todos o a todos los antibióticos. La resistencia bacteriana es la responsable de miles de millones de dólares en costos extras por atención de salud, sufrimiento adicional y docenas de miles de muertes cada año.

Muchos biocidas tienen efectos sobre los organismos objetivo y los organismos no objetivo en concentraciones que no los matan. Se conocen como efectos subletales. Cuando los pesticidas y  los herbicidas son analizados por los órganos de regulación, el principal interés son las intoxicaciones agudas y algunas veces las intoxicaciones crónicas con la muerte como criterio de valoración. Casi no se indaga sobre los potenciales efectos subletales, particularmente en los microbios.

“Cuando este tema es investigado, se lo hace sólo en relación con personas y animales. Desconocemos si los órganos reguladores consideran los efectos subletales sobre las bacterias. Y esto es lo que hace a esta investigación tan importante.”

Fuente (en inglés):
Universidad de Canterbury

http://www.canterbury.ac.nz/news/2017/new-research-finds-common-herbicides-cause-antibiotic-resistance.html