11 Mar

Argentina: no más colistina en productos veterinarios

El Programa Nacional de Vigilancia de Resistencia Antimicrobiana ha efectuado estudios en los cuales se ha demostrado que los niveles de resistencia a la colistina en animales es significativo.

Argentina ha prohibido la ‘elaboración, distribución, importación, uso y posesión  de productos veterinarios que contengan el principio activo de la colistina y sus sales’ siguiendo el llamado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para hacer frente a la resistencia a los antibióticos y a la exhortación de la Organización Mundial para la Salud Animal (OIE) que recomienda el uso discrecional de estos agentes.

Inmensas pérdidas humanas, animales y económicas

La Resolución 22/2019 fue emitida por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, Senasa, en la que se explica que la medida fue tomada considerando las cuantiosas pérdidas humanas, animales y económicas que genera la resistencia a los antimicrobainos en todo el mundo.

La OMS cataloga la colistina y sus sales como ‘medicina de reserva’ dada su importancia ‘como la última reserva terapéutica en las unidades de cuidados intensivos’, consecuentemente debe ser preservado para el tratamiento en la salud humana. 

Resistencia a la colistina, altamente significativa en animales

Por su parte, el Programa Nacional de Vigilancia de Resistencia Antimicrobiana ha efectuado estudios en los cuales se ha demostrado que los niveles de resistencia a la colistina en animales es significativo. Estos resultados mostraron la necesidad de evitar la administración del agente y sus sales a los animales destinados al consumo humano y, por tanto, de preservar su efectividad en el tratamiento de infecciones causadas por bacterias multirresistentes en los seres humanos.

Uso de antibióticos preventivos prohibidos en 2015

En una resolución anterior, 594/15 emitida en 2015, Senasa ya había prohibido que la alimentación de animales contenga antibióticos con fines preventivos o como promotores de engorde.

Los productores aún pueden incluirlos en las raciones que proporcionan, en el caso de que su objetivo sea “curar, en un cierto período de tiempo y con una receta del veterinario de la granja acreditado”, según la Asociación Argentina de Productores de Cerdos (AAPP).

En el comunicado de prensa, la organización declaró que “Argentina comenzó a caminar por el camino que muchos países han recorrido, esto es, en el uso responsable de antibióticos y la participación activa de un veterinario profesional en las decisiones sanitarias de las granjas”.

Traducido del inglés del sitio Pig Progress, donde fue publicado el artículo original.